• ANYEL

¿Cuán libre te dejas ser?

Actualizado: 10 de abr de 2018


El otro día hablando con mi sobrina, le pregunté sobre qué tema estaría interesada en que escribiera, a lo que me dijo “LA LIBERTAD”.




La libertad, al igual que muchas otras condiciones, es “un estado del Ser”.


Es liberarte de tus propios juicios y permitirte Ser y sentir con sinceridad, desde tu centro.


Con esa consciencia, cualquier circunstancia o situación que vivas, TU y solamente TU eres el dueño de apreciarla, gestionarla e integrarla, según elijas.


Hay que tener en cuenta que no son las situaciones, sino la emoción con la que nos conecta.


Si tu sientes libertad en tu corazón, aún en la situación más precaria, te sentirás libre y dueño de tu vida.


Incluso en la caso más radical de privacidad de la libertad, no se puede encarcelar un pensamiento, ni un sentimiento, y como dijo Nelson Mandela: 


“El cuerpo humano tiene una enorme capacidad de adaptarse a las circunstancias difíciles. He descubierto que uno puede soportar lo insoportable si es capaz de conservar el espíritu, incluso cuando el cuerpo te pone a prueba".

En la conversación salían aspectos como que en el día a día, estás sometido a pruebas, normas de la sociedad que por el mero hecho de vivir en una comunidad debes cumplir.


Eso es cierto, pero yo pretendo ir “más allá”, salir de ese sistema en el que la consciencia humana está metida. Siempre es nuestra elección decidir hasta qué punto nos influyen, cómo vivirlas y dependiendo de ello será la vibración que nuestros cuerpos tengan e irradien.


La Ley de Atracción: es una ley por la que atraemos a nuestras vidas exactamente aquello en lo que más nos enfocamos.





Nuestros pensamientos y sensaciones emiten frecuencias vibratorias en forma de mensajes al Universo. Trata de imaginarte al Universo como un inmenso Espejo, con la diferencia de que este espejo es creador, no te devuelve una imagen, sino una situación reflejo exacto de lo que tú piensas.


Cualquier cosa que pienses y sientas te lo devolverá reflejado en situaciones, emociones… similares. No importa quién o como seas. La ley de la atracción opera siempre y para todo el mundo.


Por este motivo, cuanto más alta sea tu vibración, las situaciones que vivas en tu entorno estarán acordes a tus pensamientos, sentimientos y con ellos alineados crearás, de una forma consciente, tu realidad. Tus genes modifican el entorno.


Si tu sientes libertad en tu corazón, aún en la situación más precaria, te sentirás libre y dueño de tu vida.



Fotos:


Cody Black on Unsplash

Aurélien - Designatic en Unsplash


82 vistas

Sígueme

  • ANYEL Sanaciones Facebook
  • ANYEL Sanaciones Twitter
  • ANYEL Sanaciones Google +

2018 ​© ANYEL Sanaciones