• ANYEL

¿Quién actúa dentro de ti? 2ª parte

La semana pasada diferenciábamos las distintas consciencias que nos integran, y veíamos cómo una situación no aceptada en la edad infantil puede influir en el adult@ al haberse producido una herida emocional y no haber sido tratada.


Hoy hablaremos de estas consciencias desde la perspectiva del niño/niña.





Pero antes de todo esto quiero comentaros un poquito cómo elegimos

a nuestros padres.




Un Ser está compuesto por un sistema energético complejo, siendo sus factores fundamentales los siguientes:


  1. Los cuerpos no materiales o cuerpos energéticos.

  2. Chakras o centros energéticos.

  3. Nadis o canales energéticos.


Dentro de los cuerpos no materiales debemos diferenciar el cuerpo etérico, cuerpo emocional o astral, cuerpo mental y cuerpo espiritual o causal.


Cuando una persona decide abandonar el plano físico, a lo largo de los próximos tres días, aproximadamente, el cuerpo etérico o vital se irá desintegrando, dejando atrás todo lo que no nos sirve de la parte densa de nuestra vida, los remanentes energéticos de todas las experiencias vividas por el cuerpo físico las traspasa al cuerpo emocional, llevando éste una carga muy importante de información sobre la parte física y etérica de nuestra anterior encarnación.


En el plano emocional o astral, la persona pasa por un periodo de revisión de vida y volvemos a sentir todo aquello que nos ha ocurrido en la encarnación que acabamos de dejar atrás.


En el cuerpo mental realiza una limpieza de aquello que no es necesario mantener y es donde se empieza a planificar la entrada de nuevo en el plano físico.


Cuando el nuevo ser humano nace, tiene un cuerpo físico creado por la configuración genética de los padres, un cuerpo emocional nuevo que trae los remanentes energéticos de lo vivido en las últimas vidas y lo que se considera necesario para esta, y un cuerpo mental que trae consigo las instrucciones, planes evolutivos, lecciones, misión, etc. que habrán de ejecutarse para ese ser, que está entonces recubierto, encarnado, en un nuevo bebé, y que inicia una nueva aventura en el plano físico.


Todos estos hechos condicionan el lugar escogido, línea temporal, fecha de entrada, lecciones principales a experimentar, misión a cumplir, etc., y así iniciamos el descenso al mundo físico de nuevo. El nuevo ser tiene ya un cuerpo mental con la información sobre su propósito, y un cuerpo emocional recién creado con los remanentes de las vidas anteriores que no fueron desechados.


No debemos de olvidar que las experiencias en esta vida se resumen a la relación de nosotros con nosotros mismos y las demás personas que vemos afuera no dejan de ser esa parte de nosotros que nos están dando el mensaje de en qué frecuencia estamos vibrando.


En los primeros años de vida, ese niñ@ aún no ha desarrollado un cuerpo humano de adult@ como para tener la experiencia desde su consciencia de adult@, padre/madre, abuelo/abuela, y por este motivo utiliza como referentes al vehículo que ha usado para encarnar, es decir, sus padres y abuelos, pero no dejas de ser TU MISMO, elegidos estos ascendentes desde el Conocimiento para que te representen. De esta manera, si por ejemplo, tienes algún problema no resuelto con el padre, es con tu consciencia de padre.


Al igual que exponíamos en el capítulo anterior cómo sanar al niñ@ desde el adulto, debemos adoptar el entendimiento suficiente para trabajar, a través del amor cualquier problema que se haya tenido con los ascendentes, revisa tus emociones, revisa la relación con tu familia y reflexiona sobre la causa. Si te dedicas el tiempo necesario, podrás sentir dónde está esa herida y sanarla .


CONFÍA!

Fotografía

Photo by Aliko Sunawang on Unsplash

367 vistas

Sígueme

  • ANYEL Sanaciones Facebook
  • ANYEL Sanaciones Twitter
  • ANYEL Sanaciones Google +

2018 ​© ANYEL Sanaciones