• ANYEL

¿Qué es la percepción y qué influye en ella?

Actualizado: 10 de abr de 2018





Hoy me permito escribiros sobre la percepción, desde la mía propia.


La intención es exponer que, un mismo escenario, cada persona lo ve de una manera diferente y no por ello alguna de ellas está confundida. Hay un sinfín de probabilidades de manifestación, pero allá donde enfoquemos nuestra energía y nos posicionemos en relación a ella, estará nuestra verdad, creando nuestra realidad.


El diccionario nos indica que La noción de percepción deriva del término latino perceptio y describe tanto a la acción como a la consecuencia de percibir (es decir, de tener la capacidad para recibir mediante los sentidos las imágenes, impresiones o sensaciones externas, o comprender y conocer algo y formar una impresión consciente de la realidad de su entorno.)


¿Has pensado alguna vez porqué el mismo hecho cada persona lo vive de distinta manera?


Si tienes hermanos o hermanas, ¿no te ha ocurrido que hablando del mismo acontecimiento de cuando erais niños cada uno tiene una visión distinta e incluso, en ocasiones, parecéis no estar hablando del mismo hecho?


Ello es debido a la vibración de nuestro cuerpo emocional.



Cada situación experimentada a través de los sentidos, nuestro cerebro le añade una emoción.  A esa sensación le emitirá un juicio que, dependiendo si es favorable o no para nosotros, quedará bloqueada o liberada en nuestro cuerpo emocional. Éste emite esta radiación hacia afuera atrayendo todo lo que esté en sintonía con esa frecuencia. Aquí radica la Ley de Atracción.


Por este motivo, aun estando en el mismo lugar, cada persona va a recibir diversas sensaciones acorde a la vibración de su cuerpo astral o emocional, influyendo tanto que se puede decir que ni siquiera se ven las mismas cosas.

La percepción sensorial es la capacidad de captar a través de los sentidos las señales exteriores, por ejemplo: si el individuo recibe un golpe o una caricia...

Existen varios tipos de percepciones: Percepción sensorial y extrasensorial


La percepción sensorial es la capacidad de captar a través de los sentidos las señales exteriores, por ejemplo: si el individuo recibe un golpe o una caricia, captará de inmediato cualquier estímulo que le llevará a sentir alguna emoción.


En cambio, la percepción extrasensorial, conocida como el sexto sentido, es el acto de obtener un tipo de conocimiento por medios que son diferentes a los cinco sentidos anteriormente citados. La percepción extrasensorial existe desde la antigüedad, algunos ejemplos de este tipo de percepción son:


  • Telepatía, Fenómeno que consiste en la transmisión o en la coincidencia de pensamientos entre personas, generalmente distantes entre sí, que se produce sin intervención de los sentidos o de agentes físicos conocidos.

  • Clarividencia, Facultad o percepción paranormal de percibir realidades visuales que no pueden ver todas las personas o de adivinar el futuro.

  • Precognición, capacidad de ver los eventos antes de que suceda, hacer predicciones o emitir advertencias sobre el futuro.

  • Retrocognición, es la facultad de ver los eventos pasados.

Para que podamos ver algo más detallado acerca de cómo la percepción influye en nuestro punto de vista, he realizado unas preguntas a diferentes personas, pidiéndoles una definición escueta pero sincera, para contrastar las opiniones de cada una de ellas. En ningún momento se pondrán en tela de juicio, ya que están elaboradas y argumentadas conforme a las circunstancias que se hayan vivido y a las experiencias que se hayan ido recopilando acorde a su estado de consciencia.


Dos de estas personas contestan las 4 preguntas en una sola. Sus respuestas están reflejadas en la 4 pregunta.



¿DE DÓNDE VENIMOS?


  1. De las estrellas.

  2. De la nada.

  3. Venimos del mono. Pero algo o alguien tuvo que empezar esa casualidad para empezar el mundo.


¿A DÓNDE VAMOS?


  1. A seguir evolucionando en consciencia desde el AMOR. De vuelta a casa.

  2. Vamos hacia Dios.

  3. No lo sé. Vamos donde cada uno nos vamos dirigiendo con nuestras decisiones y actos. Aunque a veces no vamos en la buena dirección o nos dejamos llevar.


¿DÓNDE ESTAMOS?


  1. En una escuela de AMOR.

  2. Estamos cultivando nuestro futuro en el más allá.

  3. Aquí y ahora. En el mundo. En su vida cada uno.


¿QUÉ SOMOS?


  1. Chispitas de luz.

  2. Somos hijos de Dios que nos cuida y ayuda. Cuando pensamos un poco nos damos cuenta de que las cosas que nos pasan siempre son por una razón más elevada que en ese momento alcanzamos a ver.

  3. Humanos. Materia y energía, con sentimientos.

  4. “¿De dónde vengo?”, “¿A dónde voy?”, y “¿Dónde estoy?”, sólo tienen sentido si reconocemos “¿Quién Soy?”, y una vez respondido a La Gran Pregunta, creo que pierden su sentido. Por lo tanto ¿Quién Soy?


Pues,… YO. Una sensación que nos acompaña durante todas nuestras vivencias. Pero ponerle nombre limita la experiencia de YO. Es más adecuado nombrarlo como Conciencia. ¿Entonces cómo descubrir esa Conciencia?


El primer paso es educar nuestra Atención a apuntar constantemente a la sensación de YO-Conciencia que nos acompañó siempre. Si perseveramos y trabajamos, podremos “experimentar” que es independientemente de nuestro cuerpo.


Es una Conciencia que puede abandonar nuestro cuerpo y… volar. Tras esa vivencia, se experimenta que YO SOY, independiente de todo. Una “Conciencia de Ser” ajena a modos de expresión, lucidez, felicidad y energía como esencias constituyentes de esa Conciencia-YO SOY. Tras esa experiencia, los maestros dicen que, se experimenta SER un único SER que es TODO, y es EL UNO. El único ser que de verdad vive, habita, crea y es. Denominado de mil maneras según las distintas religiones y filosofías. Nuestra cultura lo denomina DIOS. Sin principio ni fin.


Experimentando a DIOS, siendo DIOS realmente, ninguna otra pregunta tiene sentido.


  1. Hablar de nuestra esencia de lo que somos, de dónde venimos, dónde estamos y a dónde vamos, son las eternas preguntas que se ha estado haciendo el hombre desde que comenzó a razonar, cantidad de filósofos, científicos y hombres de gran profundidad y conocimiento, en todas y cada una de las civilizaciones han intentado dar respuesta a cada una de las cuestiones, según la corriente o época que le tocó vivir, en estos momentos no voy a extenderme explicando todas las corrientes filosóficas ni todas las teorías científicas, no obstante, las mejores ideas salieron de la observación, algunos se inclinaron más hacia lo místico y otros hacia lo científico, pero en mi búsqueda personal, primero comencé con la lectura, pero cuanto más leía más cuestiones tenía, después busqué respuestas en los maestros y en gente, que para mí tenía mayor conocimiento que yo y al final he encontrado algunas respuestas interiorizando en mi misma.

Desde muy pequeña siempre quise saber el porqué de todo y tengo una mente que necesita explicaciones razonadas, es decir, mente científica, y como en todo método científico, necesito experimentar y comprobar. También, por otra parte, tengo un alto grado de sensibilidad, lo que significa, que me muevo mucho por las emociones y sentimientos, pues son estos los que me hacen sentirme viva y aquí.


Así que, inmersa en esta dualidad, siempre pensé que lo místico (o milagroso) debería tener un punto de unión con lo científico y que todo debería tener una explicación lógica.


Para mí, las respuestas comenzaron a tener un sentido cuando comencé a estudiar a Einstein y su teoría de la relatividad y cobraron más sentido aun cuando comencé a tener algún conocimiento de la física cuántica.


Antes de profundizar en las respuestas, he de decir, que en mi búsqueda de la verdad, y siendo católica, cuando aún una adolescente, le pedí a Dios una prueba de su existencia y pocos días después tuve una experiencia, que según he leído en algún texto, fue muy parecida a las experiencias que han tenido algunas personas que han estado clínicamente muertas y después fueron reanimadas.


En mi caso, no estuve muerta ni nada, pero en mi experiencia vi esa luz brillante que dicen, sentí una gran paz, la luz me atraía, no existía el tiempo ni el espacio, sólo me sentía como parte de un todo, una energía consciente que se comunicaba de alguna forma conmigo y me hizo saber que nuestra esencia era eso, “Energía Consciente”, con todo el conocimiento, paz y amor y diría que con mayúsculas. Después vi como un rayo de esa luz se dirigió a mí, hacia mi frente, en ese momento sentí una energía muy potente que me atravesó y salió por mi pie derecho, es muy difícil de explicar con palabras todas las sensaciones que sentí en ese momento, y comprendí de alguna forma que tenía que salir de ese trance.


Desde entonces, no he dejado de buscar respuestas, mis conclusiones hasta ahora son: Dios es equivalente a la Energía Consciente, que lo abarca todo y posee todo conocimiento. Todo lo creado en el Universo (o Universos) y con esto incluyo todo, Galaxias, Estrellas (en todas sus variedades), Agujeros Negros, Planetas y todo Ser vivo o inerte, son la materialización de esta Energía Consciente, todo son partes de un Todo, con lo cual todo y cada uno de nosotros, estamos conectados al Todo. La materialización viene por pensamiento de la Energía Consciente, por tanto, nosotros de ahí que se diga que somos creadores, al formar parte del Todo. Las diferentes particiones se crean para experimentar desde muchos puntos vista, la experiencia da mayor conocimiento, es decir, esta Energía Consciente se alimenta de la experiencia de sus partes para enriquecerse en conocimiento.


Con la ciencia sabemos que la energía ni se crea ni se destruye, tan sólo se transforma, de aquí sacamos, la eternidad de esta energía, y aún no tenemos conocimientos científicos para saber hasta dónde abarca nuestro Universo y mucho menos si existe más de uno o son infinitos, con lo cual, es seguro que no somos los únicos seres creados.


Cada uno de nosotros vivimos más de una experiencia, pero no podemos asegurar, que estas experiencias sean pasadas, podrían ser paralelas, ya que desde el punto de vista de la física cuántica, a una partícula se le puede situar en dos sitios distintos al mismo tiempo y si partimos de que el espacio y el tiempo no existen, todo podría ser simultáneo.


Ahora vamos a nuestras cuestiones:


¿De dónde venimos? De la Energía Consciente

¿A dónde vamos? A la Energía Consciente

¿Dónde estamos? En una parte materializada de la Energía Consciente

¿Qué somos? Energía Consciente materializada y tras la muerte Energía Consciente.


Otra cuestión que quiero exponer para invitaros a la reflexión es la siguiente:


Observar una matrioska, es una imagen que nos puede ayudar a “comprender”, los distintos estados de consciencia que podemos poseer y cada uno de ellos tiene su grado de evolución. A mi entender, no se trata de llegar a tener el más grande, sino integrar cada uno de ellos, es decir TODOS, alcanzando su máxima potencia.





Que no sea tu prioridad saber cuántas muñecas hay, ni en qué lugar están los demás, ocúpate de explorar la tuya, reconocerla-reconocerte, aceptarla y amarla, una vez conseguido esto, en un salto de repente te encontrarás en otra un poquito mayor, déjate sorprender por la vida, no te alimentes de más de lo que puedas digerir, si no, no serviría de nada.


También hay que destacar, que no todos empezamos o venimos de la misma manera ni en el mismo lugar, hay algunos, que vienen encarnados en su máxima expresión para descubrir cuán pequeños pueden llegar a ser, y también es hermoso.


“Porqué limitarnos a elegir, cuando podemos poseer TODO”


Atrévete a disolver tus barreras.


Gracias a todas aquellas personas que han aportado su conocimiento para la elaboración de este artículo.
El poder del corazón hace milagros. CONFÍA



Fotos:


Sharon McCutcheon en Unsplash

12 vistas

Sígueme

  • ANYEL Sanaciones Facebook
  • ANYEL Sanaciones Twitter
  • ANYEL Sanaciones Google +

2018 ​© ANYEL Sanaciones