• ANYEL

LAS QUEJAS: ese enemigo que limita tus atracciones


¿Cuántas veces te quejas en un día?

Si crees que eres de los que no se quejan, haz la prueba...


¡Las personas suelen quejarse un promedio de 20 veces al día!


Y teniendo en cuenta que cada vez que nos quejamos entramos en una espiral de mal humor, tensión, enfados, críticas y lamentos que bloquean nuestras atracciones… 20 veces son muchas.

Hoy quiero hablarte y enfocar la atención en las quejas, es una llamada de atención a la forma en que nos expresamos, pues ellas son inhibidoras de nuestros deseos. En el curso sobre la Ley de Atracción, dedican un módulo a los problemas que surgen a la hora de permitir la manifestación, y lo cierto es que la queja actúa como un muro que te separa de todo aquello que quieres.


LA QUEJA: UN MURO QUE TE SEPARA DE TUS ATRACCIONES


Quejarse es la peor de las energías. No solamente hace que vibres en frecuencias bajas que te alejan de todo lo que en realidad quieres, sino que además te da más de lo mismo cada vez que dedicas tu atención, energía y foco a tus quejas, críticas o lamentos.


Piensa en alguien que se queje a menudo… ¿Tiene la vida que desea? No, y no solo eso: es probable que incluso cada día aparezcan nuevos motivos que le lleven a quejarse todavía más.


Cuando te quejas te estás enfocando en lo que no te gusta, en lo que quieres evitar, en lo que te provoca malestar e irritación.


Y es precisamente por eso, por centrarte en lo que no te gusta, que atraes más de lo mismo mientras te preguntas qué estás haciendo mal.


La cuestión es que, mientras te quejas estás enfocándote en todo lo que no quieres… Y para que lo entiendas, no puedes atraer alegría a tu vida mientras muestres frustración, lamentos o desilusión.


Pero no solo no atraes lo que quieres, sino que la queja es contagiosa y se multiplica contagiándote todavía más de ese estado.


Para ponerte un ejemplo: ¿Sentiste alguna vez que tu día empezó mal y tras un primer contratiempo el día se fue torciendo cada vez más, aumentando esa sensación de irritación y quejándote una vez tras otra?


Eso es porque cada vez que te quejas por algo le estás dedicando tu atención e inconscientemente te vas contagiando de esa actitud negativa.


Así que, por mucho que quieras atraer algo a tu vida, mientras la queja esté presente en tu rutina no lo lograrás.


Pero, por supuesto, eso puede cambiar.


Se trata de controlar tus palabras y eliminar en la medida de lo posible las quejas para que así puedas crear tu realidad con intención y atrayendo lo que sí deseas.


APARTA DE TU VIDA LAS QUEJAS: TE PROPONGO UN RETO


La mejor forma de atraer todo aquello que quieres es eliminando las quejas de tu rutina.


Puede que te quejes inconscientemente, o que incluso lo hayas adquirido como hábito… pero si realmente quieres empezar a cambiar tu vida atrayendo todo lo que quieres, es fundamental que dejes de dedicarle atención a las quejas.


Me duele la cabeza, hace frío, hay mucha gente, siempre llegan tarde, estoy de lunes, la sopa está helada… Todo eso son quejas y mientras sigan apareciendo en tu vida, todas las sensaciones y atracciones que quieres para ti irán quedando lejos porque estarás dedicando atención a estas críticas y lamentos.


Si hablas de aquello que no te gusta, si criticas a los demás, si juzgas sin saber… Todo eso hace que lleves tu atención hacia lo negativo de la vida.


Por eso es tan importante que apartes las quejas de tu día a día. De esa manera estarás dejando espacio para apreciar lo que sí te gusta, empezarás a enfocarte en lo que sí deseas y estarás permitiendo la manifestación.


¿Entiendes ahora por qué cuando más te quejas por la falta de dinero, más gastos y deudas tienes? Simplemente, enfocándote en las quejas atraes más de eso.


Ese es el poder de la Ley de Atracción, y funciona para lo que te gusta como para lo que no te gusta.


Te propongo un reto: Dedica un momento de tu atención a la queja que más realices en tu día, apúntala en un papel, cuando la hayas escrito, escribe junto a ella: Me comprometo a no quejarme más por (aquí escribes tu queja).


Después, busca algo bueno de esa queja, por ejemplo: si te quejas del tráfico por la mañana, lo bueno es que puedes levantarte 10 minutos antes, ir más tranquilo y disfrutar del paisaje mientras escuchas tu música favorita.


Y cuando lo hayas escrito, adquiere el compromiso, deja de enfocarte en la queja que acabas de escribir y céntrate en lo que te puede aportar eso que tan poco te gusta.


Inténtalo, verás como si te lo propones, lo lograrás.


Y no solo eso, sino que verás cómo cada vez tienes menos quejas!


CONFÍA!

62 vistas

Sígueme

  • ANYEL Sanaciones Facebook
  • ANYEL Sanaciones Twitter
  • ANYEL Sanaciones Google +

2018 ​© ANYEL Sanaciones