• ANYEL

EL ESTRÉS

El diccionario nos define el estrés como un conjunto de alteraciones que se producen en el organismo como respuesta física ante determinados estímulos repetidos, como por ejemplo el frío, el miedo, la alegría, etc.

Por ello podemos decir que NO ES UNA ENFERMEDAD, pues no existe una regla, puede haber tantos síntomas como personas. Es un estado natural alterado.


Es la respuesta que tiene el organismo para ponernos a salvo ante un peligro.


El problema es cuando nos mantenemos en un estado constante de alerta y nuestro organismo está generando continuamente sustancias nocivas para nosotros.


Si entendemos este mecanismo de defensa y logramos controlarlo para manejar mejor las situaciones cotidianas no padeceremos las consecuencias del estrés.


Generamos patrones ante ciertas situaciones y revivimos la misma situación de estrés. La mente no distingue si el peligro es real o no.


Si utilizamos patrones de pensamiento que tenemos almacenados, ante un recuerdo se pone el mismo mecanismo de defensa, y al no existir el peligro, toda la energía extra queda en nuestro cuerpo enfermándonos al no tener salida todas esas sustancias nocivas.


El cerebro reptiliano es el encargado de respuestas básicas, de nuestra supervivencia y reacciona a través de los sentidos.


El cortex no ha tenido tiempo de analizar la situación y el cerebro reptiliano ha recibido el estímulo, ha recibido una alarma, y el límbico se encarga de nuestras emociones, quien una vez producida la reacción analiza y asigna una emoción concreta a ese evento, convirtiéndola en un patrón de conducta.


El neocortex después analiza más en profundidad, tiene en cuenta no sólo el evento ocurrido sino una serie de posibilidades alternativas (posibles o no, verdaderas o no) para prevenirnos de futuros eventos similares.


En los seres humanos interviene un factor importante adicional a la respuesta básica: la emoción asociada, que el cerebro cataloga de buena o mala y almacena el recuerdo asociado al evento.


En el recuerdo se almacenan datos: personas, olores, colores, ruidos, situación, etc.


Los estímulos despiertan el cerebro reptiliano y cuando el estímulo llega y despierta el recuerdo, recorre el camino a la inversa activando esa alarma inexistente y reviviendo el proceso físico.


El estímulo no sólo viene por un factor externo, sino interno, por el recuerdo que procesa nuestra mente.


El problema del estrés viene cuando activamos un estímulo mental, no físico y ahí la mala gestión de un estado de alerta.


Nuestros pensamientos están basados en hechos almacenados. Podemos crear en nuestra mente cosas que NO hemos visto nunca, con solo el hecho de tener una información guardada, nos hacemos películas mentales. Las probabilidades que nos da están tan contaminadas con recuerdos y eventos falsos que quedamos paralizados y no sabemos actuar.


El cerebro establece prioridades y quitará de otras partes del cuerpo la energía que necesita para poner la vida a salvo, piel seca, se cae el cabello, uñas débiles, contracturas, degenera las células, bajo sistema inmunitario… son las consecuencias de ese falso estado de alerta.


El problema es que a medida que cada recuerdo traumático se alimenta de nuevas experiencias, tu mente tratará por todos los medios de protegerse del dolor, evitando que pongas en peligro tu integridad. Te apartará de la “verdad del evento” para sumergirse en su “verdad particular” basada en los recuerdos y no en la realidad de lo que está pasando.


No se trata de quitar el estrés, sino de modificar nuestro estado de estrés crónico a una posición de seguridad.


Uno de los problemas básicos es hacer ver a la persona que lo que ve o siente NO es real. Debemos borrar ese patrón de pensamiento, podemos crear otras que solapen las anteriores. Es un trabajo de reeducación y reprogramación.


Debemos conseguir una calma mental, para ello existen distintas técnicas para reprogramar nuestra mente y que no envíe esas falsas señales de alarma al cerebro reptiliano y active nuestro sistema de defensa.


Si estás interesado en el tema, ponte en contacto conmigo para futuros talleres sobre control del estrés o grupos de trabajo online.


CONFÍA!
35 vistas

Sígueme

  • ANYEL Sanaciones Facebook
  • ANYEL Sanaciones Twitter
  • ANYEL Sanaciones Google +

2018 ​© ANYEL Sanaciones